Equilibrar la oferta, la demanda y la capacidad ha alcanzado tal nivel de complejidad que ya no se puede gestionar manualmente sin correr el riesgo de cometer errores costosos.

Equilibrar la oferta, la demanda y la capacidad ha alcanzado tal nivel de complejidad que ya no se puede gestionar manualmente sin correr el riesgo de cometer errores costosos. Los mercados impredecibles, los clientes impacientes y una cadena de compras inestable son algunos de los desafíos que enfrenta la cadena de suministro. 

El nivel de automatización dependerá de las necesidades de su negocio y puede variar desde recomendaciones básicas de optimización hasta una gestión totalmente autónoma.

La automatización que aprovecha la inteligencia artificial y el aprendizaje automático puede recopilar datos de mercado, demandas de los clientes, niveles de inventario en tiempo real y tiempos de reabastecimiento y fabricación para optimizar la gestión del inventario.

Los beneficios son múltiples, entre los que destaca una gestión óptima del inventario para evitar el exceso y la falta de existencias, adaptarse a las fluctuaciones del mercado y permitir la producción y gestión justo a tiempo de grandes cantidades de referencias, etc.

Costes operativos reducidos gracias a la robotización

Las diferentes soluciones robóticas y automatizadas pueden racionalizar el espacio de almacenamiento, reducir la necesidad de mano de obra y acelerar el tiempo de espera entre el pedido y la entrega.

De hecho, un almacén en el que solo circulan robots puede maximizar la superficie de almacenaje ya que no es necesario cumplir con las normas de seguridad, especialmente en cuanto a la anchura de los pasillos. 

La automatización del proceso de selección evita errores en los pedidos, permite un mayor rendimiento y un ciclo de entrega de pedidos mucho más corto y, por lo tanto, es mucho más rentable.

Mejora de las condiciones de trabajo mediante la automatización de tareas de bajo valor añadido

La mejora de las condiciones de trabajo para los empleados se encuentra también, como uno de los beneficios de un almacén automático. La automatización del proceso de preparación de pedidos no solo evita que los empleados realicen tareas repetitivas y tediosas, sino que les permite concentrarse en operaciones de valor añadido, lo que hace que el trabajo sea más satisfactorio. Esto reduce la rotación de empleados y los costos de contratación, además de brindarle la oportunidad de capitalizar la capacitación y la experiencia.

Niveles de servicio optimizados a través de la automatización del almacén

Los productos que los clientes quieren, deben estar siempre disponibles y se deben poder entregar en menos tiempo del que se tarda en decirlo. La experiencia de compra se ha convertido en un aspecto de diferenciación imprescindible.

Con el boom de los e-commerce, saber cómo seguir a los clientes a lo largo de su proceso de compra y satisfacerlos en cada punto de la conversión (online, click & collect o en la tienda) es la clave del éxito. Con los almacenes automáticos se consolidan todos los puntos de venta, se reduce el tiempo de preparación y envío de un pedido y el riesgo de error es casi nulo.

En IK Consulting nos dedicamos al diseño, fabricación, instalación e inspección de estanterías metálicas, industriales y todo tipo sistemas de almacenaje. Si tu empresa necesita asesoramiento en esta materia, no dudes en consultarnos.